Al culminar la quinta semana de pascua, y habiendo meditado sobre los diversos carismas que nos presenta el Espíritu Santo con multitud de servicios, hoy presentamos esta catequesis en la que juntos podemos meditar sobre la riqueza de la diversidad de los carisma.

Para ello, hoy te proponemos un momento de conversación con Dios de manera diferente, a través de tres sencillos pasos: La motivación, la reflexión guiada y la oración. ¿Te animas?

 

  1. Motivación:

Continuamos acompañando a Jesús en este camino de gloria, luz y redención, con la conciencia de que no estamos solos, que Él desde su infinita bondad nos ha regalado carismas, dones especiales para compartir, vivir y ser Iglesia.

Como servidores acojamos a Cristo que nos impulsa a la misión, ya que la mies es abundante. Hagámoslo, pues, con amor y perseverancia:

 

  1. Entra en la presencia de Dios con serenidad, en silencio de ruidos externos y del interior.
  2. Prepara una vela encendida, que nos recuerda la Luz Pascual de Cristo y que somos luz que debe brillar en todo lugar.
  3. No dejes de pensar que Cristo, Luz del mundo, llega a todas las situaciones de enfermedad, dolor, tristeza y muerte, con la esperanza de la resurrección, en la vida eterna.

 

  1. Reflexión:

Jesús camina entre nosotros. Él pasa por nuestras calles, se detiene y nos mira a los ojos, sin prisa. Su llamado es atractivo, es fascinante. Pero hoy la ansiedad y la velocidad de tantos estímulos que nos bombardean, hacen que no quede lugar para ese silencio interior donde se percibe la mirada de Jesús y se escucha su llamado. Mientras tanto, te llegarán muchas propuestas maquilladas, que parecen bellas e intensas, aunque con el tiempo solamente se desvanecerán, te dejarán vacío, cansado y solo.

Jesús se hace presente en las cruces de los jóvenes, para ofrecerles su amistad, su alivio, su compañía sanadora. Y la Iglesia quiere ser su instrumento en este camino hacia la restauración interior y la paz del corazón. Quiere que esa luz interior se avive constantemente e ilumine al mundo.

Tomando en cuenta lo leído, respondamos teniendo como referencia nuestro quehacer pastoral ¿Qué aportan los siguientes elementos a la riqueza del servicio compartido en la misión a la iglesia joven de Venezuela?

  1. Diversidad
  2. Encuentro
  3. Testimonio

 

Oración:

Luego de encontrar nuestra respuesta, pongámosla a la luz de la oración y escuchemos en ella la voz de Dios:
Señor Jesús, auméntanos la fe, la esperanza y el amor.
Danos una fe fuerte y firme, llena de confianza.
Te pedimos la humildad de creer sin ver, de esperar contra toda esperanza y de amar sin medida, con un corazón grande.
Haz que nos sintamos orgullosos de estar subidos en la barca de Pedro, en la Iglesia.
Que aprendamos a amarla y respetarla como madre.
Enséñanos, Señor, a apoyarnos no sólo en nosotros mismos y en nuestra actividad, sino sobre todo en Ti.
Amén.

Pastoral Juvenil de Venezuela
Red Nacional de Movimientos Juveniles
10 de mayo de 2021