«Creer en Dios quiere decir comprender que las cosas del mundo no basta. Creer en Dios quiere decir comprender que la vida tiene un sentido» Ludwig Wittgenstein.

Actualmente, muchos jóvenes cimenta su fe en las emociones y las supersticiones; es decir, confunden la fe con la credulidad. La credulidad es definida como creer sin razones válidas; también se dice de la cualidad, índole o característica de crédulo la persona que se cree con cualquier cosa con mayor facilidad y la que se demuestra con mayor simplicidad, puede ser un ingenuo, incauto o inocente. Ser crédulo no es tener una fe sólida, puesto que esta carece de fundamentos fidedignos.

La verdadera fe, nos vincula con Dios. La fe es un puro don de Dios, que recibimos, si lo pedimos ardientemente; es necesaria para nuestra salvación, exige voluntad libre y el entendimiento lúcido; es absolutamente cierta, nos permite gustar por adelantado la alegría del cielo y aumenta si escuchamos con más atención la voz de Dios (Youcat #12).

Es por eso que te queremos regalar 10 maneras para mantener la llama de la fe encendida, no solo ahora sino durante toda tu vida cristiana.

  1. Ora sin importar donde estés, ni la situación que se te presente: como cristianos debemos tener ese momento de intimidad con el Señor, no importa la hora del día, siempre es necesario invocar al Espíritu Santo para que nos conceda la fe.
  2. Medita en silencio la palabra de Dios: Dios habla en el silencio, busca 5 minutos para conversar con él a través de la biblia: ve, siéntate y medita.
  3. Estudia la biblia: no solo debemos escuchar la palabra de Dios, también debemos estudiarla. Hay que leer la biblia y conocer sus personajes. También puedes inscribirte en un taller bíblico o diplomado.
  4. La fe entra por el oído: “Así que la fe viene como resultado de oír el mensaje, y el mensaje que se oye es la palabra de Cristo” Rom 10,1; por lo tanto presta atención a tu sacerdote en la homilía, participa en retiros y asiste a convivencias espirituales.
  5. Confiésate y comulga: no es solo ir a misa y escuchar la palabra de Dios, recuerda que el que come de su cuerpo tiene vida eterna (Jn 6,54); así que mantente en gracia y participa de la Eucaristía.
  6. Lee libros que aumenten tu fe católica: los libros católicos te ayudarán a aumentar tu fe, la fortalecerán y te ayudarán a vivir una vida en santidad.
  7. Ayuna y abstente: esta práctica te acerca más a Cristo, son maneras de pedir con insistencia.
  8. Ten un guía espiritual, participa en un grupo de la iglesia y habla con personas que compartan tu fe: no estás solo, hay más como tú, búscalos y conversa con ellos.
  9. Obedece a Dios: deja que Dios guíe tus pasos y trata de vivir según su voluntad, no te adelantes.
  10. Infórmate sobre las doctrinas de la Iglesia: renueva tu biblioteca, busca y lee sobre las nuevas doctrinas de la iglesia.

Autoría: Marycruz Sojo.
Programa Nacional Centinela 2.0