María Virgen de La Paz. Doncella de las 12 estrellas, que en sus manos reposa una enverdecida rama de olivo y cubierta está, por un manto que se desliza desde su cabeza hasta los pies. Su corazón es la coraza que protege y también el sendero para guiar a sus hijos terrenales, así como sucedió con el Arzobispo en Toledo, España, donde hizo su aparición seguido del prodigio, en la decisión de los jefes musulmanes por ceder el templo a los cristianos, la cual para ellos sería significado de Paz. Este hecho ocurrió un 24 de enero. Finalmente, la Virgen de La Paz llega a nuestra ciudad, Trujillo, en tiempos de la colonia.

San Ildefonso participó de la fe de María, «alzó la flor de sus pupilas» proclamando las grandezas de la Virgen, convirtiéndose así, defensor del dogma. Siendo Arzobispo de la Catedral en Toledo, en España, lugar que la doncella escogió para su aparición. Mediante un fulgor, María se encontraba sentada sobre la cátedra del Obispo donde la noche estuvo presente al igual que los sacerdotes que acompañan al Arzobispo, quienes partieron al ser testigo del hecho ocurrido. San Ildefonso obedeció a la Virgen, quien con sus ojos de cristal, le pedía su cercanía y como gesto de gratitud le obsequió una casulla… Narran los cronistas que dicho ornamento fue entregado para el uso en las festividades de la Virgen María de Toledo, denominada de esta manera luego del prodigio ocurrido, pero no fue hasta la muerte del Arzobispo, un 23 de enero donde la feligresía propuso el 24 del mismo mes, las fiestas patronales para su amada Virgen.

Los años transcurrieron y la ciudad de Toledo se empañó, tras la invasión de los musulmanes a España. La feligresía se había quedado sin su templo de oración, puesto que la convirtieron en una mezquita, culto para los musulmanes.¿Se podrían  proyectar el sentimiento de los cristianos al ser descarnado de su Iglesia?

‘Otro’ 24 de enero, fue el partícipe del «milagro» como lo denominaron los cristianos para el año 1085 cuando los jefes musulmanes sorprendieron con la novedad de entregar el templo a los fieles cristianos y como respuesta de los ofrendados al día siguiente proclamaron solemnemente a la Madre del Redentor, «Nuestra Señora de La Paz».

La creencia de esta advocación fue recorriendo toda España y luego América, llegando así a Venezuela. El recordado Periodista, Jorge Daniel Briceño, reseñó que la llegada de la Santa Virgen a nuestra ciudad, Trujillo, fue descrita por numerosos cronistas, quienes aseguraban que la imagen de la Virgen, llegó con los conquistadores a los dominios de los Timotocuicas, pero su fecha es incierta.

La ciudad de Trujillo, también conocida como «ciudad viajera» recorrió 7 lugares para su establecimiento, sin embargo, en el séptimo intento de la mudanza se fijósu estabilidad, nombrándola como, Nuestra Señora de La Paz de Trujillo, nombre que fue firmado por Francisco de Labastida en su llegada al Valle de los Mukas en 1570 en honor a la Excelsa Madre, puesto que se conoció que el asentamiento logrado fue por medio de la Virgen de La Paz de Toledo, quien también sería la Patrona de los Trujillanos.

Los patronazgos de La Virgen, María de La Paz, también los describió Briceño como: «Patrona de la Catedral de Trujillo, de la Parroquia nuestra Señora de La Paz, de la ciudad, del municipio Trujillo, de la Diócesis y del estado Trujillo».

El escultor Manuel de la Fuente utilizó una imagen Mariana como símbolo de La Paz, para edificar el rostro a la Virgen del monumento a La Paz, en la ciudad de Trujillo, pero debemos aclarar que esta no es la Virgen de La Paz, sino el Monumento a La Paz, teniendo como altura 46,72 metros, la escultura más alta de América Latina.

La Virgen María de La Paz, Patrona de los trujillanos, es venerada por sus fieles cada 24 de enero, Ella luce un traje ofrendado por sus devotos en acción de gracias, por favores concedidos.

La festividad de la patrona se caracteriza por sus misas solemnes en el día central, los cantos y conciertos dedicados a la Virgen se hacen presente acompañados por aplausos y ojos cristalizados que en ocasiones sus lágrimas comienzan a rodar ante la majestuosa Imagen. Este mismo día decenas de personas salen a las calles principales del municipio Trujillo, a acompañarla en su recorrido tradicional, otros la llevan sobre sus hombros y muchos la esperan en las puertas relucientes y adornadas de sus casas. Es misterioso describir la fe de los trujillanos, quienes a pesar de que este año 2021, no podrán venerar a su madre como acostumbran, por la situación que embarga el mundo, han aumentado su devoción como muestra del fortalecimiento en su fe mariana.

Los Trujillanos veneran a su patrona desde las redes sociales y hacen de sus hogares ese templo de Paz, irradiando cada parte de su corazón así como lo hace María.

La historia trujillana, es mariana, es el misterio de la fe en La Paz que alberga a sus hijos trujillanos. Acercándonos a la Virgen, vamos a encontrar La Paz, que es Jesucristo.

Autora: Rossiel Hurtado.
Delegada Centinela 2.0, Diócesis de Trujillo
Foto: Medios Catedral de Trujillo