Esta es la historia de Jesús de Nazareth

Un inocente que pagó la culpa de muchos, en el acto de amor más grande que ha trascendido miles de años, hasta llegar a nuestros días. Hoy, te la contamos a ti también.

Basada en hechos reales

Introducción

Domingo de Ramos

La entrada Triunfal de Jesús y Anuncio de la Pasión

La multitud había acompañado a Jesús. Decían “¡Este es Jesús de Nazareth!” Iban delante y detrás de él, gritando “¡Bendito el que viene el nombre del Señor! ¡Hosanna, Hosanna!”.
Quienes no le conocían, en cambio, se preguntaban ¿Quién es este? La ciudad se agitó a su llegada. No lo sabían, pero este día era el anuncio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Aquél que habría de salvar a la humanidad. Algunos creerían, otros le condenarían, y otros más encontrarían la conversión.
Había llegado el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo, el verdadero Cordero Pascual que habría de ser crucificado para alcanzarnos la Vida Eterna. Esta, es su historia…

Nada tenía que ver con este hombre. A mi parecer, era un inocente. Mi mujer así lo creía también; me pidió no condenarle cuando lo trajeron ante mí clamando su sacrificio. Pero, dadas las circunstancias, dejé que fuese el pueblo quien decidiera. Ellos pidieron soltar a Barrabás y crucificar a Jesús, el de Nazareth. ¡No les bastó con los azotes!
Decidí mantenerme tan al margen como podía. Lavé mis manos, no era mi asunto. ¿Qué había hecho este hombre de actitud serena, para ganarse el desprecio de estos? Al verlo de frente, le dije que se justificara, pues yo tenía el poder de condenarlo o liberarlo. Me respondió que mi autoridad no era mía, sino que me había sido concedida. “Mi Reino no es de este mundo”, afirmó. ¿Qué reino sería aquél que se refería…?
Fue condenado a muerte. ¡Nada tengo que ver en eso! ¡Nada!

-Poncio Pilato. Prefecto de Judea.