El 26 de julio, hace siete años, durante la JMJ en Brasil, el Papa Francisco lanzó un llamamiento para fortalecer el diálogo entre las generaciones. Un tema que ha retomado y desarrollado durante su pontificado y que, en nuestra época marcada por la pandemia, se convierte en algo fundamental para mirar al futuro con esperanza.

«Qué importante es el encuentro y el diálogo entre generaciones, especialmente dentro de la familia». Es el 26 de julio de 2013, el Papa Francisco mira desde el balcón del Arzobispado de Río de Janeiro. Escuchándole, para el rezo del Ángelus, están miles de jóvenes de todo el mundo que han venido a Brasil para la Jornada Mundial de la Juventud, el primer viaje apostólico internacional del Papa elegido el mes de marzo anterior. Ese día la Iglesia celebra a los Santos Joaquín y Ana, los padres de la Virgen María, los abuelos de Jesús. Así pues, Francisco aprovechó la oportunidad para subrayar – retomando el Documento de Aparecida en el que había trabajado tanto como cardenal – que «los niños y los ancianos construyen el futuro de los pueblos; los niños porque continuarán la historia, los ancianos porque transmiten la experiencia y la sabiduría de sus vidas».

Jóvenes y ancianos, abuelos y nietos. Este binomio se convierte en una de las constantes del Pontificado a través de gestos, discursos, audiencias y «fuera de programa», especialmente en los viajes. Son ellos, los jóvenes y los ancianos, señala Francisco con amargura, los que a menudo son las primeras víctimas de la «cultura del descarte». Pero siempre son ellos los que juntos, y sólo si están juntos, pueden emprender viajes y encontrar espacio para un futuro mejor. Si los jóvenes están llamados a abrir nuevas puertas», observó el Papa en la Misa para los consagrados del 2 de febrero de 2018, «los ancianos tienen las llaves», «no hay futuro sin este encuentro entre los ancianos y los jóvenes; no hay crecimiento sin raíces y no hay florecimiento sin nuevos brotes». Nunca profecía sin memoria, nunca memoria sin profecía; y siempre se encuentran».

Para Francisco, el punto de encuentro entre jóvenes y viejos es el de los sueños. En cierto modo, parecería una sorprendente convergencia que es casi improbable. Sin embargo, como la experiencia de la pandemia nos ha mostrado, es precisamente el sueño, la visión del mañana, lo que ha mantenido y mantiene unidos a aquellos, abuelos y nietos, que se han separado repentinamente, añadiendo una carga más a la carga del aislamiento. por lo demás, el centrarse en la dimensión del sueño ha sido meditado durante mucho tiempo por el Papa y tiene una profunda raíz bíblica. A Francisco le gusta, de hecho, varias veces recordar lo que el profeta Joel nos enseña en lo que dice: «Creo que es la profecía de nuestros tiempos: «Vuestros ancianos tendrán sueños, vuestros jóvenes tendrán visiones» (3:1) y profetizarán».

¿Quién, si no los jóvenes, se pregunta el Papa, puede tomar los sueños de los mayores y llevarlos adelante? Es significativo que durante el Sínodo dedicado a la juventud celebrado en octubre de 2018, haya querido que haya un evento especial sobre el diálogo entre generaciones, el encuentro «La sabiduría del tiempo» en el Instituto Patrístico Augustinianum. En esa ocasión, respondiendo a las preguntas de jóvenes y ancianos sobre temas de actualidad para la Iglesia y el mundo, Francisco instó a «defender los sueños como los niños se defienden a sí mismos», señalando que «los cierres no conocen horizontes, los sueños sí». El Papa, que también es un anciano, confió una gran responsabilidad a los jóvenes. «Tú», dijo, dirigiéndose idealmente a todos los jóvenes, «no puedes llevar a todos los ancianos sobre ti, pero sus sueños sí, y estos portales por delante, portales que te harán bien». Y siempre en ese encuentro, hizo hincapié en la empatía, algo que hoy, a la luz de la dramática experiencia de la pandemia, parece aún más necesaria. «No se puede – advirtió – compartir una conversación con un joven sin empatía». Pero, ¿dónde podemos encontrar este recurso tan necesario hoy en día para avanzar? En la cercanía, es la respuesta del Papa. Un bien precioso, como hemos experimentado en estos meses en los que esta dimensión fundamental de la existencia se «suspendió» repentinamente a causa del virus. «La cercanía hace milagros», está convencido el Papa, «la cercanía a los que sufren», «la cercanía a los problemas y la cercanía entre jóvenes y ancianos». Una cercanía que, al alimentar la «cultura de la esperanza», nos inmuniza del virus de la división y la desconfianza.

El Papa vuelve a referirse a este vínculo en uno de sus últimos viajes apostólicos, el realizado en Rumania en junio del año pasado. Es aquí donde Francisco es tocado por una imagen, mientras está en Laşi para el encuentro con los jóvenes y las familias del país. Fue él mismo quien confió la alegría de un encuentro inesperado, el de una anciana. «En sus brazos -dice el Papa- tenía a su nieto, más o menos dos meses, no más. Cuando pasé por allí me lo enseñó. Sonrió, y sonrió con una sonrisa de complicidad, como si me dijera: «¡Mira, ahora puedo soñar!». Un encuentro de miradas de unos pocos segundos que excitaba al Papa, siempre atento a atrapar en el otro una chispa que, superando los límites del momento, se convierte en un regalo y un mensaje para todos. «Los abuelos – comenta – sueñan cuando sus nietos siguen adelante, y los nietos tienen valor cuando se arraigan de sus abuelos».

Raíces y sueños. No puede haber uno sin el otro, porque uno es para el otro. Y esto es cierto hoy más que en el pasado, porque se necesita urgentemente una «visión global» que no deje a nadie excluido. Francisco lo destaca en una entrevista con las revistas anglosajonas Tablet y Commonweal en el momento más oscuro de la pandemia en Europa. Para el Papa, que se detiene en el significado de lo que estamos viviendo en este dramático 2020, la tensión entre ancianos y jóvenes «debe resolverse siempre en el encuentro». El joven, reitera, «es brote, florecimiento, pero necesita la raíz; de lo contrario no puede dar fruto». El anciano es como la raíz». Una vez más recuerda la «profecía de Joel». A los ancianos de hoy, asustados por un virus que rompe la vida y sofoca la esperanza, Francisco les pide un exceso de valor. Tal vez el más difícil: el coraje de soñar. «Mira hacia otro lado», exhorta el Pontífice, «recuerda a tus nietos y no dejes de soñar». Esto es lo que Dios te pide: soñar». Lo que estamos viviendo, en medio de miedos y sufrimientos, el Papa nos dice con fuerza, «es el momento propicio para encontrar el coraje para una nueva imaginación de lo posible, con el realismo que sólo el Evangelio puede ofrecernos». Este es el momento en el que la «profecía de Joel» puede hacerse realidad.

Pastoral Juvenil de Venezuela
Fuente: Vatican News